El KIN-BALL, oficialmente KIN-BALL® sport, es un deporte alternativo que nació en Quebec (Canadá) en el año 1986. Mario Demers, profesor de Educación Física, observó que en los deportes mayoritarios muchos niños y niñas quedaban al margen, ya fuera por tener menos habilidad o por sufrir problemas de integración. Por este motivo decidió crear una nueva modalidad deportiva en la que esto no pasará.

Historia KINBALL (1)

Así nació el KIN-BALL, un nuevo deporte que se apoyaba en reglas de otros deportes y en reglas propias. Y que se apoyaba especialmente en unos valores que fomentan el trabajo en equipo, la cooperación, la integración, el respeto y el espíritu deportivo. Un deporte en el que todos los jugadores son fundamentales y en el que cualquiera puede disfrutar desde el primer día.

El KIN-BALL pronto se expandió más allá de Canadá. Pronto Japón vio como el KIN-BALL se extendía por la isla. De ahí, con el paso de los años, saltó a Corea del Sur y China. Más recientemente se están creando federaciones de KIN-BALL en Singapur, Malasia y Hong Kong. En Europa Francia y Bélgica son los pilares del KIN-BALL. De allí se extendió a Suiza, España, Portugal, Dinamarca, Suecia o Alemania. En los últimos años el KIN-BALL se expande por Centroeuropa: República Checa, Eslovaquia o Austria ya juegan.

Historia KINBALL (2)

El KIN-BALL llegó a España en el año 2000, y poco a poco fue ganando aficionados. En 2003 se fundó la Asociación Española de KIN-BALL® sport (AEKBS), el representante estatal ante la Federación Internacional de KIN-BALL® sport (FIKB). Desde 2005 se celebra el Campeonato de España de KIN-BALL, y cada año nuevos torneos y competiciones surgen por todo el país.